24 junio, 2018

¿TUBER MELANOSPORUM POSIBLE EN GALICIA?


 

¿TUBER MELANOSPORUM POSIBLE EN GALICIA?


En la Comunidad Gallega creo que no existe la exquisita trufa negra (Tuber melanosporum), debido a que el terreno galaico posee un 95-99 % de terrenos ácidos y 1-5-% de tierras calcáreas y la alcalinidad de estas  no alcanzan los valores que requiere la existencia de Tuber melanosporum, que algunos autores la sitúan por encima de 7,5-8,5 de pH, o algo superior.




El famoso científico geólogo gallego Isidro Parga Condal fallecido en 1986, en su día hizo un completísimo mapa geológico de Galicia, donde las rocas calizas representan alrededor del 1-5% del total de Galicia.

Aunque de forma global se puede decir que Galicia es una zona de rocas ricas en sílice (granitos, esquistos, etc.), lo cierto es que su sustrato geológico está formado por una gran diversidad de materiales, incluidas las calizas. Estas rocas ocupan una reducida extensión, inferior al 5% de la superficie total de Galicia. Aparecen en la mitad oriental de la provincia de Lugo y en el NE de la de Orense. Son calizas metamórficas, que se disponen en forma de estrechas franjas según una alineación aproximada N-SE intercalándose con otros materiales metamórficos de naturaleza lutítica, esquistos, pizarras y cuarcitas.
 
Por tanto, se puede decir que en Galicia no hay el suelo adecuado para el hallazgo de “trufa negra” (Tuber melanosaporum). Si pudiera haber algún suelo adecuado para que se dé la trufa negra, nos tendríamos que ir a la zona oriental de Orense, o a la sierra de los Ancares y sierra do Courel, provincia de Lugo, donde en algunos lugares puedan existir terrenos con un PH, de 7,5-8,5 o más, que requiere la Tuber melanosporum para su evolución.

Las Trufas son el fruto de un hongo subterráneo, fruto de un micelio que se desarrolla en asociación con las raíces de ciertos árboles o arbustos a los que se denominan especies truferas, por ejemplo: el roble (Quercus faginea), la coscoja (Quercus coccifera), el avellano (Corylus avellana), encina (Quercus ilex).

La trufa es un fruto que crece a 20 centímetros bajo tierra, es por eso que se requiere del olfato de los perros y de los cerdos para detectarlas y así poder hallarlas. "Es fruto de un hongo que crece asociado a las raíces de los árboles”.
 

Tuber melanosporu Vittad.


 
 

Esquema de micorrización trufa-árbol.





Este curioso trabajo sobre escarabajos y moscas de las trufas, espero sea curioso y de interés para todos aquello aficionados a la búsqueda de trufas negras (Tuber melanosporum).


Escarabajo de de la trufa (Leiodes cinnamomeus).



Las poblaciones de Leiodes se han ido incrementando temporada tras temporada. La intensificación del cultivo ha conllevado una elevada producción de trufas en nuestro territorio. Además, al no depender de las precipitaciones debido a la instalación de sistemas de riego, esta producción es más o menos constante todos los años. Por este motivo, las poblaciones de Leiodes no fluctúan como lo hacen en las áreas naturales. Los daños que se producen son:
 

                              * Degradación del producto y aceleración de la pudrición.
* Disminución en el peso de las trufas.
             * Modificación del perfil aromático de la trufa.
                * Rechazo del consumidor debido a la presencia.


Hongo dañado por el escarabajo de la trufa





Mosca de la trufa (Suilla gigantea).




Existe una mosca, llamada la mosca de la trufa “Suilla gigantea“, que hace la puesta de sus larvas en las trufas ya maduras, ayudando a su vez a la dispersión del hongo. Algunos truferos, cuentan cómo se sentaban a observar las truferas, esperando a ver si la suerte les acompañaba, y tenían el “favor del todopoderoso” de ver cómo salía una de estas moscas del suelo, 1 hecho que desvelaba la presencia de trufas maduras cerca de ese punto. La función de la vara del trufero era la de incentiva la salida de la mosca dando pequeños golpes contra el quemado.

La mosca de la trufa es mucho más elegante que sus “primas”, con un cuerpo alargado de color marrón claro. Tiene un vuelo menos vivo, y más torpe e inseguro ya que va llena de huevos y lista a aovar. Suele posarse encima de la trufa, atraída por su olor y aova para que las larvas que salen de los huevos puedan alimentarse más tarde del hongo.


1 Desde luego este hecho es excepcional, pero hay que reconocer que se requiere más paciencia que una araña, o un indio navajo detrás de una mata a la espera de su presa. El mejor método de encontrar la Tuber melanosporum, sigue siendo el perro y el jabalí amaestrados para rastrear las trufas en los bosques, con masa arbórea adecuada, terrenos alcalinos, altitud del terreno entre 150 y 1.300 m. de altitud y pluviométria de media y baja intensidad.


Perro trufero amaestrado para la búsqueda de Trufas.




Jabalí trufero amaestrado para la búsqueda de Trufas.




Fotos y esquemas: bajados vía Internet, excepto T. melanospurm de Alfonso Rey Pazos.
Composición: Alfonso Rey Pazos.
Fecha: 24 de Junio de 21018





25 abril, 2018

MORCHELLA ELATA HALLADA EN PORTUGAL



MORCHELLA ELATA HALLADA EN PORTUGAL



El fin de semana del día 21/22/04/2018, José Luís Vidal Álvarez y Alfonso Rey Pazos, salieron a la zona de Sigerei (Portugal), donde intentábamos matar dos pájaros de un tiro. El primer pájaro ir a por setas de primavera y, el segundo pájaro, ir a pescar al río Mente, que transcurre por el angosto valle de la zona de Sigerei. El tiro solo acertó en la búsqueda de hongo, sin embargo, fallo en lo concerniente a la pesca ¡algunas setas, ningún pez¡

En los 37 años que llevo con la “tolemia” del mundo fúngico, nunca la había visto en el campo. En la mencionada salida tuve la fortuna de verla por primera vez. Esta interesante Morchella fue hallada por José Luís Álvarez, el día de la salida a la tierras portuguesas.


Morchella elata Fr.




Mitra: 4-7 cm. de alto, cónico o un poco obtuso, anexo al pie, de color oliváceo a pardo rojizo. Alvéolos alargados, de cuadrangulares a romboidales. Costillares casi paralelos, ligeramente anastomosados, finamente aterciopelados, que tienden pronto a un color negruzco. Pie: 3-6 cm. de alto, por 2-3 cm. de espesor, hueco, desigual, rugoso, muy cubierto por granulaciones furfuráceas, engrosándose hacia arriba casi hasta la anchura de la mitra, pálido o de color carne. Carne: grisácea, más bien blanda, delgada, tenaz, frágil, bastante consistente, de olor y sabor muy agradable, fúngico, algo afrutado. Como hemos apuntado, todo el conjunto es hueco y si lo cortamos la parte interna es pruinosa, furfurácea. Esporas: 22-30 x 15-19 µm, elipsoidales. Hábitat: es un hongo que aparece en zonas húmedas, de abundante materia orgánica, en bosques caducifolios principalmente, pero también en terrenos bajo coníferas  y cadaucifolios, que han sufrido incendios.



Bibliografía: Guía de los hongos de Europa de Bruno Cetto, tomo I. Asociación Micológica El Rollo.
Foto: Alfonso Rey Pazos.
Fecha: 25-abril-2018

01 abril, 2018

AGROCYBE DE CRECIMIENTO ANÓMALO


AGROCYBE DE CRECIMIENTO ANÓMALO


El día 25 de marzo de 2018, paseando por la acera de mi barrio observé hacía el margen izquierdo saliendo del hueco de un muro de piedra tosca, algo que me parecía una seta.

Al día siguiente recogí la cámara fotográfica y me fui rápidamente a hacer la foto. Al obsérvala por la lente de la cámara apercibí, que si era una seta. Al principio creí que se trataba de algo con cierta similitud de  Hericium o un Creolophus, pero más tarde, Manolo Garea se acercó bastante al lugar donde nacía la seta y se apercibió que se trataba de “algo” con laminillas.

Después de quitarla del lugar de crecimiento y tenerla en la mano, se observó detenidamente que se trataba de una seta con laminillas. Acto seguido me vino a la memoria que, en dicho lugar, crecían (todavía existen pequeños brotes de Sabuguiero (Sambucus nigra) que se pueden apreciar las hojas a la izquierda de la foto, donde solían crecer Agrocybe aegerita. Esto y el olor peculiar que emana esta especie de hongo, resultó que se trataba una Agrocybe aegerita.

El crecimiento de este ejemplar resulta ser anómalo por sus laminillas muy recurvadas. Posiblemente la inversión de las laminillas, la forma de crecimiento casi en horizontal y el frío, haya sido la causa del perfil tan peculiar de su desarrollo. Como se puede observar en la fotografía abajo reseñada, inicialmente dio lugar a la creencia de que se trataba de algo parecido a un hongo de la Familia Ericiaceae. 

Agrocybe aegerita (V. Bring) Singer





Foto: Alfonso Rey Pazos.
Fecha. 31-03-2018

28 enero, 2018

FAMILIA: Exidiaceae. GENERO: Exidia


 


FAMILIA: Exidiaceae.
GENERO: Exidia.
ORDEN: Tremellales.
CLASE: Basidiomicetos.


Prólogo


En mi constante deambular por los montes de nuestra Comunidad galaica, tuve la ocasión de fotografiar las Exidia abajo expuestas. Es de suponer que dado el clima húmedo que tenemos en Galicia, se supone que habrá más Exidia que las expuestas en este trabajo


Exidia saccharina Fr.



Este hongo fue hallado en Rubián da Cima (Lugo)


Carpóforo : de hasta 3 cm. de anchura por 2 cm. de altura formado por diversos basidiomas de contextura transparente y gelatinosa, al principio globosas con la superficie lisa, con pliegues y ondulaciones de color pardo leonado a pardo oscuro en la madurez, al desarrollarse se unen y forman masas más o menos extensas. Carne: gelatinosa cuando está fresca, al secarse se convierte en una masa coriácea de color muy oscuro. Hábitat: crece sobre muertas, sobre todo de coníferas. Esporas: 9-15 x 3,5-5 µm, hialinas, cilíndricas-alantoides, que forman esporas secundarias arqueadas y también conidios similares a bastoncillos, apenas arqueados. Basidios elipsoidales, de 10 - 19 x 7 - 16 µm, tetraspóricos, con fíbulas basales y esterigmas cilíndricos, de 20 a 40 µm.


Exidia glandulosa Bull.



Este hongo fue hallado en Saa de Incio (Lugo)


Carpóforo: 1-2 cm. de ancho, pero normalmente se fusionan en emplastos grandes, a menudo de más de 50 cm. de largo, gelatinous; gelatinoso, lobulado y cerebriforme, color negro rojizo a negro, superficie lisa o ligeramente rugosa. Carne: al corte gris oscura, delgada y elástica. Hábitat: crecen en palos y ramas de madera dura recientemente caídos, especialmente en la madera de robles. Esporas 10-16 x 3-5 μm,  salchiformes, suaves. Basidios longitudinalmente septados con esterigmas de 65 μm de longitud. Conexiones de abrazadera presentes.


Exidia truncata Fr.


Este hongo fue hallado en Saa de Incio (Lugo)


Carpóforo: 2-5 cm. de diámetro, por 1-1,5 cm. de altura, con aspecto gelatinoso, resupinado, estipitiforme, después en forma globosa, troncocónica o de disco irregular, algo lobulado y aplanado por arriba, adherido al sustrato por un estrechamiento; margen lobulado, redondeado y ondulado. Carne: blanda, gelatinosa, traslúcida, elástica, tenaz, dura al secar, de color pardo negruzco. Hábitat: crece asilada o gregaria sobre ramas caídas de frondosas, principalmente de robles, poco frecuente. Esporas: 10-16 x 4-4,5 µm, cilíndricas, algo curvadas, gutuladas, con fíbulas, hialinas y lisas. Basidios Tetraspóricos, globosos, septados longitudinalmente, de 13-16 x 10-12 µm. Hifas: cilíndricas, septadas, hialinas, y con fíbulas,                                                                                                                                                                                                                  


Exidia thurietana (Lév.) Fr.



Este hongo fue hallado en Puebla de Trives (Orense


Carpóforo: 4-10 cm. por fusión de unas masa con otras, por 0,5-0,8 cm. de grosor, globosos con aspecto cerebriforme más o menos aplanado, superficie himenial que cubre toda la parte exterior, rugosa, brillante, húmeda de color blanco azulado o gris blanquecino, superficie inferior pegada al sustrato. Carne: blanda, gelatinosa, traslucida, elástica, de color blanco transparente. Hábitat: crece aislada o gregaria sobre ramas muertas de caducifolios, Fagus, más raramente Crataegus, Ilex, Rhammus frangula, Juglans, Fraxinus, pero apareciendo en todas las hojas leñosas. Esporas: 12-24 x 4,5-7 µm, cilíndricas, arqueadas, más o menos alantoides, a veces con contenido granular alantoide, lisas, hialinas, otras  veces con contenido granular blanco en masa, ligeramente teñido de gris opalino, piriforme, ovalado, hipobasidios longitudinalmente septados, 14-23 x 4,5-7 μm, con 2-4 μm epibasidios de largo.


Exidia nucleata (Schwein) Buró



Este hongo fue hallado en Vigo (Pontevedra)


Carpóforo: de 20 cm. de largo, por 5 cm. de ancho y 0,8 cm. de alto, sésil, al principio subgloboso, que se convoluciona a cerebriforme, a menudo se funden en masas en forma de lámina, superficie glabra, blanco translúcido, envejecimiento rosado-bronceado a marrón vináceo, ocasionalmente marrón oliva. Carne:  gelatinosa, coloreado como el carpóforo, que tiende a licuarse en ejemplares antiguo, con uno o más nódulos incrustados, pero no anclados, de color crema. Hábitat: crecen dispersos para fusionarlas en grandes grupos, por ejemplo: hileras anchas o láminas, que se encuentran usualmente en superficies sombreadas, más bajas, de troncos de madera dura en descomposición. Esporas: 9,0-12,0 x 4,0-5,5 μm, salchiformes, lisas, paredes delgadas, contenido granular. Basidios de tipo cruzado que producen cuatro epibasidios.
-----------------------------------------------------------------------------------




En esta otra fotografía se aprecia con más nitidez los nódulos incrustados, pero no anclados de color ligeramente cremoso-ambarino.




Bibliografía: Textos bajados vía Internet.
Fotos: Alfonso Rey Pazos.
Fecha: 28-enero-2018

25 diciembre, 2017

TRICHOLOMA SIMILARES, UNO COMESTIBLE, OTRO NO


 
TRICHOLOMA SIMILARES, UNO COMESTIBLE, OTRO NO
 
 
Prólogo


Nos referimos a Trichoma caligatum (Viv.) Ricken, y Tricholoma matsukate (S. Ito & S. Imai) Singer. El primero hay que rechazarlo por su extremado amargor, siendo el segundo un buen comestible de olor fragante y distintivo y sabor picante


Tricholoma Caligatum (Viv.) Ricken
 
 
 

Estos hermosos ejemplares de Tricholoma caligatum fueron hallados hace algunos años en la zona de Fâo (Portugal), bajo bosque de Pinus pinaster y algún roble melojo (Quercus pyrenaica) . En dicho lugar fue hallado por dos años consecutivos.

 Por cierto, creí que este hongo era el nombre vulgar japonés de “matsukate”. Años más tarde me di cuenta que epíteto se matsukate se refería a la especie científica de Tricholoma matsukate.

En la creencia de Tricholoma caligatum se trataba de un buen comestible, lo preparé a la plancha y a empezarlo a probar, el amargor que poseía me hizo inmediatamente rechazarlo. Evidentemente no se trataba de Tricholoma matsukate.


Sombrero: 4-12 cm. de diámetro, ampliamente o casi plano, seco, blanco, superpuesto con prominentes fibras y escamas de color marrón a marrón oscuro. Himenio: constituido por laminillas adnatas, cerca, blancas y con machas marrones con la edad. Pie: 4-9 cm. de largo, por 1-3 cm. de espesor, más o menos igual, blanco sobre el anillo, cubierto con fibras marrones y escamas debajo, seco, velo parcial blanco y parecido a un Kleenex, colapsando para formar un anillo prominente con un borde superior blanco y uno inferior pardusco. Carne: blanca. Olor no distintivo; sabor amarguísimo. Hábitat: crecen dispersos o gregarios bajo pinos solos o con encinas, alcornoques y castaños. Esporas: 5-8 x 4,5-5 µm, suaves, elípticas, inamiloides. Cistidios ausentes. Conexiones de abrazaderas ausentes. Esporada en masa: blanca.



Tricholoma matsukate (S. Ito & S. Imai) Singer
 

 

Sombrero: 5-20 cm. de diámetro,  convexo volviéndose ampliamente convexo o casi plano,  seco o un poco viscoso,  blanco al principio, ; pronto con decoloraciones marrones y fibras presionadas hacia abajo,.margen laminado de joven. Himenio: constituido por laminillas adnatas, a veces decurrentes por un diente, lleno, blancas, manchado de marrón o café rojizo con la edad. Pie: 4-15 cm. de largo, por 3-5 cm. de espesor, más o menos igual, o con una base ligeramente cónica, pero no con una base de enraizamiento larga, blanco sobre el anillo, coloreado como el sombrero debajo, velo parcial blanco y grueso, colapsado para formar un revestimiento alrededor del tallo inferior y un prominente anillo campaniforme en el borde superior de la envoltura. Carne: blanca, firm;firme. Olor fragante y distintivo; sabor picante. Hábitat: crecen dispersos o gregarios, principalmente bajo bosques de coníferas. Esporas: 5-7 x 4-6 μm,  suaves, elípticas. Esporada en masa: blanca.


Observaciones:

Ambas especies son prácticamente similares. Macroscópicamente se pueden distinguir entre otras características morfológicas, por el color más vivo de Tricholona caligatum y algo más oscuro de Tricholoma matsukate y, sobre todo, por el olor y sabor. Microscópicamente las esporas de Tricholoma caligatum, son algo más grandes que Tricholoma matsukate.



Bibliografía: Textos bajados vía Internet.
Fotos: Tricholoma caligatum de Alfonso Rey Pazos. Tricholoma matsukate bajado vía Internet.
Fecha: 25-diciembre-2017

14 diciembre, 2017

AMANITOPSIS MUY SIMILARES: fulva, flavescens y badia




Amanitopsis muy similares: fulva, flavescens y badia


Prólogo


Existen varias Amanitopsis que se pueden confundir a simple vista, pero en este trabajo quiero resaltar tres que pueden concebir dudas. Tanto los especimenes como los textos reunidos en este trabajo al poderlos observar conjuntamente, macroscópicamente podemos dar con la especie de cada una.


Amanitopsis fulva (Fr.) W.G. Sm.





Sombrero: 5-10 cm. di diámetro, inicialmente convexo, luego deprimido con umbón más ligero o más pronunciado, color caramelo, gamuza, naranja uniforme o centro con tonos más cargados, margen claramente rayado, primeros blanqueados y luego crema, libres del tallo. Himenio: constituido por laminillas densas, color bermejo, adornado con numerosas lamélulas truncadas. Pie: 8-12 cm. de alto, por 0,8-1,5 cm. de espesor, sin anillo, delgado, cilíndrico atenuado hacia arriba desde lleno hasta relleno y finalmente hueco, liso blanquecino o con tonalidades en el sombrero, pruinoso,  sin la menor traza del anillo. Volva membranosa, poco consistente, delgada, más o menos lacrimal, blanca, generalmente con manchas más o menos pardas. Carne: Volva color bronce, friable, no muy espesa, bastante frágil, blanca o con un ligero tinte amarronado. Olor y sabor insignificante. Hábitat: crecen solitarios o esparcidos, no muy común, bajo bosques de coníferas y caducifolio, en suelos ácidos. Esporas: 10-13 x 8,2-9,3 µm, globosas, esféricas, no amiloides. Esporada en masa: blanca.


Amanitopsis flavescens  S. Lundell& E.G. Sm.




Sombrero: 4-8 cm. de diámetro, inicialmente ovoide, luego campaniforme y finalmente extendido, al principio de color bastante pálido, gradualmente se transforma en crema de color amarillo crema a beige-naranja, de la cual el epíteto flavescens, que en latín significa amarillento, existen matices ocráceos en las heridas. Himenio: constituido por laminillas libres, blancas, crema naranja, apretadas e intercaladas con lamélulas truncadas de diversos tamaños y distribuidas de manera desigual Pie: 7-12 cm. de alto, por 0,5-1 cm. de espesor, subcilíndrico, apenas adelgazado en su cima, liso, exanulado y de color blanco. Volva membranosa, con dehiscencia apical, blanca y carente de negrura en los bordes. Carne: blanca, blanquecina, frágil. Olor dulce; sabor agradable. Hábitat: crece solitario, esparcidos o en grupitos en terrenos de hierba cerca de la madera dura con una preferencia por el roble. Esporas: 8,4-17,6 x 7,4-14, μm, globosas a subglobosas a ampliamente elipsoides a ocasionalmente elipsoides, inamiloides. Las abrazaderas no se observan en las bases de los basidios. Esporada en masa: blanca. Observaciones: entre las muchas variedades de la vaginata, la flavescens difiere de sus vecinos fulva y badia por un sombrero más ligero color de un amarillo menos anaranjado, un pie siempre blanco sin gránulos y carente de color naranja, o tintes marrón rojizo y por un volva igualmente blanca con bordes concoloros no matizados.

 
Amanitopsis vaginata var. badia (Schaeff.) E-J. Gilbert



 

 Descripción: sombrero de 5-8 cm. de diámetro, al principio ovoide, después extendido; margen regular, estriado acanalado. Cutícula lubrificada en tiempo húmedo, de color marrón a marrón castaño, cubierta de restos grumosos de color blanco, frágil que se desprenden fácilmente con la lluvia y la manipulación. Himenio: constituido por laminillas blanquecinas al principio, después de color crema. Pie: 8-14 cm de alto, por 0,6-1,5 cm de espesor, cilíndrico, de color castaño muy claro. Anillo inexistente. Volva membranosa, de color blanco. Carne delgada, blanca, sin olor ni sabor apreciables. Hábitat: crecen solitarios o en grupos bajo roble melojo (Quercus pyrenaica). Esporas: 9-13 x 8-12 µm, esféricas. Esporada en masa: blanca.


Bibliografía: Bajada vía Internet.
Composición: Alfonso Rey Pazos.
Fotos: bajadas de Internet.
Fecha: 14-diciembre-2017

04 diciembre, 2017

HONGO ORIGINARIO DE MADAGASCAR


HONGO ORIGINARIO DE MADAGASCAR


Favolaschia calocera R. Heim, fue descrita originalmente en Madagascar, de ahí saltó al continente africano para más tarde ser localizado en Oceanía. Hace unos años fue hallado en Italia y recientemente, y por vez primera en España, en Asturias, en las cercanías del Jardín Botánico Atlántico, donde fue recolectado.

El 1 diciembre de 2017 fue localizada en Budiño Porrriño (Pontevedra) por Manuel Garea Castro socio de la Agrupación micológica “A Zarrota” de Vigo, sobre rama tumbada de roble. Como se trata de un hongo en expansión, es de suponer que también haya sido localizada en otras zonas de Galicia.
 

Favolaschia calocera R. Heim


 

Hongo que forma basidiomas estipitados con el himenio alveolado o poroide de color amarillo vivo, que recuerda a un panal de abejas. Los sombrerillos, también de color amarillo, se hallan típicamente abollonados en su parte superior y pueden alcanzar los 2-3 cm. de diámetro. El himenio consta de basidios bispóricos, numerosos acantocistidios y gleocistidios cargados de abundante sustancia amarillo dorada.


Bibliografía: Asturnatura.
Foto: Alfonso Rey Pazos
Fecha: 4-diciembre 2017