16 noviembre, 2009

CARACTERISTICAS MACROSCOPICAS DEL GENERO RAMARIA


Ramaria flava (Schaeff.) Quél.
 




Generalmente el perfil del carpóforo de género Ramaria es coraloide, en muchas especies el aspecto del hongo joven es compacto como una coliflor, en la madurez cambia, las ramas se alargan y se extienden y tienden a parecerse a un coral. Algunas especies quedan más inmovilizadamente compactas que otras, por ejemplo: Ramaria botrytis, Ramaria flava v/ pinicola, Ramaria flavescens, Ramaria flavoides, Ramaria largentei, Ramaria pallida, Ramaria schildii.

Las ramas pueden tener un porte ascendente columnar. A veces son también subparalelas, como es el caso de Ramaria formosa y Ramaria strictra. Las ramificaciones de las ramas a veces son politocómicas, es decir se dividen en un número variable de veces, o bien tricotómicas si el número de ramificaciones es constantemente de tres. Pero existente especies exclusivamente dicotómicas, es decir que se dividen sus ramificaciones de dos en dos. Este último carácter es más común entre las especies del subgénero Echinoramaria.

El ángulo de las ramificaciones, también llamadas “sillas”, representan un particular carácter taxonómico y son bastante constantes en muchas especies. Estas sillas o vértices de la ramificaciones pueden ser agudas (sillas en V) y obtusas (sillas en U), o bien pueden coexistir unas junta a las otras, en este último caso, generalmente, las puntas son más agudas hacia a lo alto y más obtusas hacia la base. Hay que tener presente que difícilmente en las Ramarias, se podrán observar los carpóforos con una sola de estas combinaciones; un pequeño porcentaje de crestas o sillas se encontrarán en todo caso, cuya consideración está alrededor de un 5%
Una especie que escapa de dicha lógica es: Ramaria pallida se puede presentar (como también nosotros hemos comprobado) en cualquier caso de las tres combinaciones indicadas.



Ramaria botrytis v/ compactospora Schild & Ricci




Normalmente el espesor de las ramas principales articuladas al tronco es consecuente en el subgénero Ramaria; sin embargo tienden a adelgazar de modo progresivo hacia el ápice. En general escapan de estos casos: Ramaria ignicolor y Ramaria thalliovirescens, cuyas principales ramas, pronto se vuelven particularmente estrecha y finas.

La carne en el tronco y ramas generalmente esta rellena. Se suprime de este contexto Ramaria ignicolor que presentan en el tronco y en las ramas cavidades o huecos, este carácter a menudo también está presente en Ramaria thalliovirescens

Generalmente el tronco basal está más o menos desarrollado, individualmente constituido por dos-tres elementos soldados entre sí, que constituye un único brote obcónico. En Ramaria ignicolor está en cambio formado junto por muchos elementos desplegados. En el subgénero Echinoramaria el tronco basal es individual y a menudo algo desarrollado, mientras en el subgénero Lentoramaria, existen especies que tienen el tronco basal con porte que se acerca al subgénero Ramaria, o al subgénero Echinoramaria.

Ramaria fennica (Karts.) Ricken


La base del tronco está ornamentada con restos de micelio: en el subgénero Ramaria son muy delicados e inconsistentes, que pasan fácilmente inobservados; en las especies del subgénero Echinoramaria y del subgénero Lentoramaria en cambio, los restos miceliares son abundantes y evidentes, son definidos “rizoides” y tiene una gran relevancia en el estudio espectográfico.
El color del carpóforo es una característica que debe ser localizada en los ejemplares jóvenes, todavía no unido en la madurez, de otro modo el sedimento esporal, a modo de velo, reviste así de manera uniforme todo el hongo y enmascara los colores originales, transformando la tonalidad primitiva en un difuso y velado color amarillo ocre pálido. El color de los ápices puede ser uniforme al de las ramas, en este caso se dicen “ápices concolor”, pero pueden tener otro color distinto del resto: Muchas especies tienen los ápices de color amarillo, otras de color lilacino hasta tonalidades vinosas . En la fase de madurez los carpóforos aunque revestidos por acumulación esporal, conservan inalterados muchas características significativas como la forma de los ángulos, el adorno y las dimensiones esporales, las estructuras anatómicas de los tejidos, (presencia más menos de articulaciones a hebilla, sistema hifal monomítico o dimitico) etc.


Ramaria subbotrytis (Pers.:Fr.) Bourdot



El color de la carne generalmente inmutable, blanco, blanquecino marfil, o bien con matices del color de las ramas en la zona subcuticular de los vértices, en algunas especies es rosado, como en Ramaria intimorosea y en variante inédita de Ramaria rufescens (Schild ex Pers.)
El color blanquecino inicial de la carne ( si se expone al aire) vira a tonalidad crema en Ramaria varians; rápidamente a color púrpura violeta, morado pardusco en Ramaria batallei y Ramaria testacoeflava. En otras especies se insinúan variantes de color como royas o pequeñas manchas, especialmente en el tronco basal pero también en las ramas, causadas por la manipulación del organismo fructífero, como por ejemplo: Ramaria brienzesis, Ramaria brunneoincontusa, Ramaria brunneomaculata, Ramaria dolomitica, Ramaria vinaceipes, y en muchas Echinoramaria y Lentoramaria.


Ramaria aurea (Schaeff.) Quél.
Ramaria fumigata ss. Corne



En otras Ramarias el cambio cromático es debido a la maduración del hongo, eso se puede observar en: Ramaria magnifica, Ramaria eosanguinea y Ramaria sanguinea. Es de distinguir que Ramaria flavobrunnescens, contrariamente a lo que hace pensar el nombre, no oscurece en absoluto.

Ramaria botrytis (Pers.) Ricken







El sabor de la carne puede ser dulzón a amargoso, mientras el olor en la mayor parte de las especies es herbáceo tenue con componente fúngico, (o Hypholoma capnoides) según Schild. El olor asume en cambio un sentido taxonómico cuando se diferencia de aquellas especies habituales: de rábano (o Hebeloma sinapinzas), en Ramaria flavoides, de goma en Ramaria largenteii y Largenteii v/ citrina, con componentes químicos en Ramaria brunneicontusa y Ramaria fagetorum, tierra o moho en Ramaria spinulosa y Ramaria tridentina, más o menos terroso en Ramaria batallei, Ramaria magnifica, Ramaria pallida, Ramaria pallidisima, Ramaria testaceoflava y Ramaria terrea, de alcanfor o cubitos de caldo Maggi en Ramaria schildii, de anís intenso Ramaria anisata, Ramaria comitis y Ramaria gracilis.


Ramaria formosa (Fr.) Quél




Ramaria spinulosa (Pers.) Quél.




Bibliografía: Introducción al estudio del Género Ramaria en Europa, por Paolo Franchi y Mauro Marchetii.
Traducción: Alfonso Rey Pazos
Fotos : Alfonso Rey Pazos.

Fecha: 11-04-08



3 comentarios:

  1. Muy guapa tu colección de Ramarias con la excelente nota informativa, saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Vicky:
    Aunque tarde me satisface que te haya gustado mi colección de Ramaria.
    Gracias. Alfonso

    ResponderEliminar
  3. Hola Pato:
    Donde he puesto Vicky quiero decir Pato. Es decir, donde dije diego, dije ddigo.
    Alfonso.

    ResponderEliminar